ISLAM: Ahl al Sunnah wal Yama'ah

En este lugar pretendemos dar información clara acerca de Ahl al Sunnah wal Yama'ah. Con absoluta fidelidad y obediencia a los principios islámicos traídos por inspiración Divina a nuestro Profeta salla Allah aleihi wa salam
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  

Comparte | 
 

 La Creencia de los Seguidores de Ahl al Sunnah y Al Yama'ah // Cap. nº 6

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Admin
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 2886

MensajeTema: La Creencia de los Seguidores de Ahl al Sunnah y Al Yama'ah // Cap. nº 6   Lun Nov 24, 2008 8:57 am



Capítulo 6: El Iman (Creencia) en el Decreto Divino.
(Predestinación)




Creemos en la predestinación, ya sea bueno o malo, que no es otra cosa que el designio divino, en su conocimiento y sabiduría, de todos los sucesos que tienen lugar en este universo.

La predestinación tiene cuatro etapas:

La primera etapa: El conocimiento. Creemos en que Allah, el Altísimo, conoce todas las cosas. El conocimiento de lo que ha sucedido, lo que ha de suceder en el futuro y de qué manera, es parte del conocimiento divino y eterno. Allah, el Altísimo, no obtiene nuevos conocimientos por haberlos ignorado, ni olvida nada luego de haber tenido conocimiento; ambas cosas son características de lo creado y no del Creador.

La segunda etapa: La escritura. Creemos en que Allah, el Altísimo, ordenó que fuera escrito en la Tabla Protegida (Lauh al Mahfud) todo cuanto ha de suceder hasta el último día. “Sabe que a Allah pertenece cuanto hay en el cielo y en la Tierra. En verdad, todo está registrado en un libro; ello es fácil para Allah” (22:70).

La tercera etapa: El deseo. Creemos que Allah, el Altísimo, deseó todo cuanto existe en los cielos y la Tierra. Nada puede existir sin su deseo. Cuanto Allah desea existe y sucede y todo aquello que no desea jamás podrá existir o suceder.

La cuarta etapa: La creación. Creemos que “Allah es el Creador de todas las cosas y Él es su Amparador. A Él pertenecen las llaves de los cielos y de la Tierra” (39:62-63).

Esas cuatro etapas comprenden la obra de Allah, el Altísimo, y de sus siervos, ya que toda acción que llevan a cabo las personas es conocida desde la eternidad por Allah, el Altísimo, quien ordenó que fuera escrita; siendo creada y deseada por Él “Para que se encamine quien quiera. Y sabed que sólo se encaminará quien Allah, Señor del Universo, quiera” (81:28-29). “Y si Allah no hubiera querido, no hubiesen combatido entre ellos después de habérseles presentado los Profetas y las evidencias, pero Allah hace lo que quiere…” (2:253). “Pero si Allah hubiera querido no lo habrían hecho, aléjate pues, de ellos y de sus mentiras” (6:137). “Allah es Quien os creó y a lo que vosotros hacéis…” (37:96).

Pero esto no indica que Allah, el Altísimo, no haya concedido a sus seres creados el libre albedrío y voluntad para llevar a cabo sus acciones.





Última edición por Admin el Lun Feb 21, 2011 11:32 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Admin
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 2886

MensajeTema: --   Lun Nov 24, 2008 8:58 am

Entre las pruebas de que el ser humano posee libre albedrío encontramos:

Primero: Las palabras de Allah, el Altísimo, “Vuestras mujeres son como un campo de labranza, sembrad, pues vuestro campo (mantened relaciones con ellas) de la manera que queráis” (2:223) y “Si (los hipócritas) hubieran querido realmente combatir se habrían preparado para tal fin…” (9:46). Adjudicando al hombre deseo y voluntad en sus acciones.

Segundo: Dirigir órdenes y prohibiciones a las personas, ya que si éstas no poseyeran libre albedrío y voluntad serían mandatos incoherentes y dirigidos a quienes no pueden llevarlos a cabo. Todas estas posibilidades fueron negadas por Allah en su Libro cuando dijo: “Allah no exige a nadie por encima de sus posibilidades” (2:286).

Tercero: El elogio a los que hacen el bien y el reproche a quienes obran el mal y la recompensa acorde a las obras. Si no fuera porque la acción sucede luego del albedrío y voluntad de la persona, la recompensa de quien hace el bien no tendría sentido y el castigo de quien hace el mal sería una injusticia; y Allah, el Altísimo, es perfecto y no obra sin sentido ni injustamente.

Cuarto: Allah el Altísimo, envió a los Profetas “A estos Mensajeros enviamos como albriciadores y amonestadores, para que los hombres no tuvieran argumento alguno ante Allah luego de que se les presentasen” (4:165). Y si no fuera porque la acción de las personas es resultado de su propia voluntad, enviar a los profetas no representaría ninguna prueba.

Quinta: La persona cuando realiza o abandona una acción no percibe la sensación de estar siendo obligado. La persona se pone de pie, camina, viaja por decisión propia, sintiendo una sensación de injusticia cuando es obligado a hacer algo contra su voluntad o por la fuerza y por eso la legislación diferencia entre los dos casos; cuando la persona actúa por propia iniciativa y cuando es obligado a hacer algo contra su voluntad.

Consideramos que el pecador no puede excusarse con la predestinación cuando comete un pecado porque la persona peca por decisión propia y por su voluntad, sin saber si Allah, el Altísimo, había o no predestinado esa situación para él. Nadie conoce el decreto divino sino hasta que ha tenido lugar. “… nadie sabe qué le deparará el día siguiente…” (31:34) ¿Cómo es posible entonces excusarse con una prueba que desconocía que iba a suceder?. Allah el Altísimo, desmintió esta excusa diciendo:

“Quienes Le asociaron copartícipes a Allah dirán: Si Allah hubiese querido no Le habríamos asociado nada y no habríamos vedado nada, al igual que nuestros padres. Así es como desmintieron a los (Mensajeros) que les precedieron, hasta que sufrieron Nuestro castigo. Pregúntales: ¿Acaso tenéis algún argumento que podáis exponer contra nosotros? Sólo seguís conjeturas y no hacéis más que suponer” (6:148).

Decimos al pecador que se excusa detrás de la predestinación: ¿Por qué no haces el bien pensando que Allah, el Altísimo, lo ha predestinado para ti? Ya que no existe diferencia entre el pecado y la obra de bien si consideramos que ignoramos su predestinación antes de llevar a cabo la acción. Fue por esto que cuando el Profeta salla Allah alaihi wa sallam informó a sus compañeros que estaba predestinado quien moraría en el Paraíso y quien moraría en el Infierno, alguien preguntó: “ ¿Acaso no debemos confiarnos a lo que fue predestinado y abandonar las obras?. Pero la respuesta inmediata del Profeta salla Allah alaihi wa sallam fue: “No, obrad, porque a cada uno de vosotros le será facilitado obrar para aquello que fue predestinado”.

Decimos al pecador que se excusa detrás de la predestinación para justificarse: si quisieras hacer un viaje a la Meka y te informaran que existen dos caminos, uno sinuoso y lleno de dificultades y otro seguro y fácil, seguramente elegirías el segundo y no tomarías el primero justificándote que estaba predestinado que lo eligieses y si lo hicieras serías considerado una persona insana.

Decimos además: si te ofrecieran dos empleos uno muy superior al otro, seguramente lo elegirías sin dudar; ¿cómo es que eliges para ti respecto al más allá lo que es inferior y te excusas y justificas con la predestinación?

Decimos también: si sufrieras una enfermedad en alguno de los órganos de tu cuerpo no tardarías en visitar a los médicos que fueran necesarios y soportar las dificultades de una medicación dolorosa y amarga para alcanzar la salud; entonces, ¿cómo es que no tomas el mismo camino para curar la enfermedad de tu corazón que te lleva a los pecados?.

Creemos que la maldad no se adjudica a Allah, el Altísimo, ya que Él se caracteriza por la Misericordia y la sabiduría. El Profeta salla Allah alaihi wa sallam dijo: “La maldad no se Te adjudica”. El designio divino no tiene maldad porque su origen es la misericordia y la sabiduría.

La maldad se encuentra en lo que fue predestinado y por eso el Profeta salla Allah alaihi wa sallam dijo: “Allah! Protégeme del mal que haya en tu predestinación”. Adjudicando la maldad a lo predestinado en sí mismo. Aunque es importante aclarar que la maldad que existe en lo predestinado no es un mal absoluto sino que es un mal relativo a una situación o a una persona pero que puede ser un beneficio relacionado a otra situación u otra persona.


El mal que existe en este planeta: como las enfermedades, la pobreza, el temor, son males desde una perspectiva, pero un beneficio desde otra. Dijo Allah, el Altísimo: “Se puede ver la degeneración en la Tierra y en el mar como consecuencia de las acciones de los hombres. Esto es para que padezcan (el resultado de) lo que han hecho, y puedan recapacitar” (30:41).

Amputar la mano del ladrón o lapidar al adúltero es mal o perjudicial desde la perspectiva del ladrón o el adúltero pero representan un beneficio desde otra óptica porque representan una expiación de sus pecados en este mundo e impide recibir dos castigos, uno en este mundo y otro en el más allá y además, desde otra perspectiva, en este castigo hay protección de los bienes, los valores (honor) y la descendencia.



Volver arriba Ir abajo
 
La Creencia de los Seguidores de Ahl al Sunnah y Al Yama'ah // Cap. nº 6
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» MARIA SABINA Soy mujer que mira hacia adentro
» La Caja de Rambaldi
» SORTEO 100 SEGUIDORES CON MEGAN MAXWELL
» Sorteo 1000 seguidores (Facebook)
» Mis seguidores...

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
ISLAM: Ahl al Sunnah wal Yama'ah :: TEMAS :: Aquidah :: Aquidah Sahih // Creencia Correcta-
Cambiar a: