ISLAM: Ahl al Sunnah wal Yama'ah

En este lugar pretendemos dar información clara acerca de Ahl al Sunnah wal Yama'ah. Con absoluta fidelidad y obediencia a los principios islámicos traídos por inspiración Divina a nuestro Profeta salla Allah aleihi wa salam
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  

Comparte | 
 

 Reglas de comportamiento del musulmán en el baño

Ir abajo 
AutorMensaje
Admin
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 2886

MensajeTema: Reglas de comportamiento del musulmán en el baño   Dom Mar 08, 2009 5:22 am



Reglas de comportamiento del musulmán en el baño


Pregunta :


¿Es cierto que las reglas para los musulmanes indican que
los hombres deben sentarse o acuclillarse para orinar? Me pregunto si no sería
adecuado no utilizar el mingitorio que hay en el baño de hombres si creo que
hay un musulmán cerca de mí en el baño. Sé que las reglas para las mujeres son
mucho más estrictas que para la mayoría de las mujeres occidentales, y respeto
mucho a las mujeres islámicas por eso. Tampoco quiero ofender a los musulmanes
si es que me estoy comportando, sin saberlo, de un modo ofensivo cerca de
ellos. Muchas gracias de antemano por su respuesta y que desciendan sobre usted
las bendiciones de salud y paz.


Respuesta :

Alabado sea Allaah.

Ante todo, tenemos que agradecerle por su preocupación
con respecto a los sentimientos de los musulmanes y por su intención de
averiguar qué cosas pueden ofender a un musulmán para así evitar hacerlas. Con
mucho gusto le ofrecemos una respuesta detallada a su pregunta y más aún, con
la esperanza de que las puertas del bien se abran para usted.


Uno de los signos de grandeza de la bendita legislación
islámica es el hecho de que no existe cosa beneficiosa, grande o pequeña, que
no se nos haya ordenado hacer, y tampoco existe cosa perjudicial, grande o
pequeña, que no se nos haya prohibido o advertido sobre ella. Es perfecta y
completa en todos los aspectos, un hecho que ha sorprendido enormemente a los
no musulmanes y se han ganado su admiración.


En los tiempos del Profeta (que la paz y las bendiciones
de Allah desciendan sobre él), uno de los politeístas le dijo a Salmaan
al-Farsi (uno de los Compañeros del Profeta, que Allah esté complacido con él):
“Tu Profeta te ha enseñado todo, ¡aún cómo defecar!” Salman respondió: “Sí, él
nos prohibió orientarnos a la qiblah al orinar o defecar…” (Registrado por
al-Tirmidhi, n° 16; se dice que es un hadiz hasan sahih; también registrado en
Sahih Muslim y en otras fuentes). La shari’ah islámica incluye un número de reglas
y modales que deben cumplirse al responder al llamado de la naturaleza, entre
ellos:


No orientarse a la qiblah (dirección de la oración, es
decir, la Ka’bah que fue construida en la Meca por Ibrahim, que la paz
descienda sobre él, tal como le ordenó Allah) al orinar o defecar. Esto se hace
por respeto a la Qiblah y por los símbolos y rituales de Allah. El Mensajero de
Allah (que la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) dijo:


“Cuando alguno de ustedes se siente a responder el llamado
de la naturaleza, no debe orientarse a la qiblah, ni darle tampoco la espalda”.
(Muslim, 389).
No debe tocarse el pene con la mano derecha al orinar, porque el Profeta (que
la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) dijo:


“Cuando alguno de ustedes orine, no debe sostenerse el
pene con la mano derecha ni limpiarlo con la mano derecha; y (cuando beba), no
debe respirar dentro de la vasija”. (al-Bujari, 150).


No debe limpiarse las impurezas con la mano derecha, sino
que debe utilizar la mano izquierda con ese fin, debido a lo dice el hadiz
mencionado anteriormente, y porque el Profeta (que la paz y las bendiciones de
Allah desciendan sobre él) dijo:


“Cuando alguno de ustedes se higienice, no debe utilizar
la mano derecha”. (al-Bujari, 5199). La esposa del Profeta, Hafsah (que Allah
esté complacido con ella) contó que el Profeta (que la paz y las bendiciones de
Allah desciendan sobre él) solía usar su mano derecha para comer, beber,
realizar el wudu’, vestirse, y dar y recibir cosas, y la mano izquierda con
otros fines. (Según el Imán Ahmad; ver también Sahih al-Yaami’, 4912). Abu
Hurayrah manifestó que el Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de
Allah desciendan sobre él) dijo: “Cuando alguno de ustedes se higienice, no
debe utilizar la mano derecha, debe usar la mano izquierda”. (Según Ibn Maayah,
308; ver también Sahih al-Jaami’, 322).


La Sunnah es responder el llamado de la naturaleza
sentado, acercándose al suelo lo más que se pueda, porque de esta manera el acto
es más privado, y es menos probable que uno pueda salpicarse la ropa o el
propio cuerpo con la orina, ensuciándose. Si la persona se asegura de evitar
esto, entonces puede orinar de pie.


La persona debe ocultarse de la vista de los demás al
responder el llamado de la naturaleza. El Mensajero de Allah (que la paz y las
bendiciones de Allah desciendan sobre él) solía hacerlo detrás de algún
montículo en el suelo o en algún jardín de palmeras datileras. (Según Muslim,
517). Si una persona se encuentra en un lugar abierto y no encuentra nada para
ocultarse a la hora de hacer sus necesidades, debe alejarse de las personas que
lo rodean, ya que al-Mughirah ibn Shu’bah dijo: “Estuve con el Profeta (que la
paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) en un viaje, de repente
sintió la necesidad de responder al llamado de la naturaleza, por lo que se
alejó de nosotros”. (Según al-Tirmidhi, 20; se dice que es un hadiz hasan
sahih).


‘Abd-Allaah ibn Abi Quraad dijo: “Salí con el Mensajero
de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) a un
espacio abierto, y cuando sintió la necesidad de responder al llamado de la
naturaleza, se alejó”. (Según al-Nasaa’i, 16; ver también Sahih al-Yaami’,
4651).


La persona no debe descubrir su ‘awrah (partes privadas)
hasta tanto no se haya acuclillado cerca del suelo, porque es la mejor manera
de mantener la privacidad, tal como dio cuenta Anas (que Allah esté complacido
con él): “Cuando el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah desciendan
sobre él) quería responder al llamado de la naturaleza, no se levantaba su
túnica hasta tanto no se acuclillaba cerca del suelo”. (Según al-Tirmidhi, 14;
ver también Sahih al-Yaami’, 4652). Si una persona se encuentra en un retrete
moderno, no debe levantarse la túnica hasta que haya cerrado la puerta y esté
fuera de la vista de otros. Con respecto a este punto y al anterior, cabe
acotar que la costumbre de muchas personas en occidente y en otros lugares de
orinar de pie delante de otras personas (utilizando los mingitorios) es algo
que va contra los buenos modales, la modestia, y la decencia, y es repulsivo
para cualquiera que tenga sentido común y sabiduría. ¿Cómo puede alguien
descubrir delante de otras personas el ‘awrah (partes íntimas)? La idea de que
debe permanecer cubierto está bien establecida entre todas las personas
decentes y sabias de todas las razas. Ya está mal de por sí construir baños de
este tipo, en los que las personas que acuden pueden verse entre sí,
haciéndolas peores que algunos tipos de animales cuyo hábito es ocultarse de
sus pares a la hora de orinar o defecar.


También es un acto de buenos modales según la legislación
(Shari’ah) recitar ciertos recuerdos y súplicas (adhkaar) al entrar o salir del
baño, que sean apropiadas al lugar y la situación. Nuestro Profeta (que la paz
y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) nos enseñó que al entrar al
baño, uno debe decir:


“Allaahumma inni a’udhi bika min al-Jubzi wa’l-Jabaa’iz
(Oh Allah, en Ti busco refugio de los demonios masculinos y femeninos)”. Al
salir del baño, debe decir: “Ghufraanak (Busco Tu perdón)”.


Debe también tener cuidado de limpiarse todas las
impurezas luego de responder el llamado de la naturaleza, porque el Profeta
(que la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) nos advirtió de que
debemos ser muy cuidadosos al limpiarnos después de orinar: “La mayoría de los
castigos de la tumba serán debido a la orina”. (Según Ibn Maayah, 342; ver
también Sahih al-Yaami’, 1202). Ibn ‘Abbaas (que Allah esté complacido con él)
informó que el Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah
desciendan sobre él) pasó por dos tumbas y dijo: “Están siendo castigados, pero
no por pecados graves. Uno de ellos solía no protegerse (es decir, mantenerse
limpio) de la orina, y el otro iba por allí diseminando rumores maliciosos”.
(al-Bujaari, 5592).
Toda impureza debe ser lavada o limpiada tres veces o un número impar de veces
mayor a tres, según sea necesario para limpiarla totalmente, porque ‘Aa’ishah
(que Allah esté complacido con ella) informó que el Profeta (que la paz y las
bendiciones de Allah desciendan sobre él) solía lavarse la parte posterior tres
veces. Ibn ‘Umar dijo: “Nosotros también lo hacíamos y descubrimos que era algo
sanador y purificante”. (Ibn Maayah, 350; ver también Sahih al-Yaami’, 4993).
Abu Hurayrah (que Allah esté complacido con él) informó que el Profeta (que la
paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) dijo: “Cuando alguno de
ustedes se higienice (con piedras en la antigüedad y papel higiénico en la
actualidad) debe usar un número impar”. (Según el Imám Ahmad; clasificado como
hasan en el libro Sahih al-Yaami’, 375).


No debe utilizar huesos ni estiércol para limpiarse ni
eliminar elementos impuros, sino que debe utilizar algún papel higiénico,
piedras, etc. Abu Hurayrah (que Allah esté complacido con él) dijo que solía
llevar una vasija para que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah
desciendan sobre él) realizara el wudu’ y se higienizara después de hacer sus
necesidades. Mientras lo seguía, él (el Profeta) preguntó: “¿Quién es?”, y él
respondió: “Soy Abu Hurayrah”. Le pidió: “Tráeme algunas piedras para poder
higienizarme, pero no me traigas huesos ni estiércol”. Por eso le traje unas
piedras, llevándolas en el ruedo de mi túnica, y las coloqué a su lado, y luego
me fui. Cuando terminó, regresé y le pregunté: “¿Por qué no huesos ni
estiércol?”. Me respondió: “Porque son el alimento de los yinn”. (al-Bujaari,
3571).
Una persona no debe orinar sobre agua estancadas, porque Yaabir (que Allah esté
complacido con él) informó que el Mensajero de Allah (que la paz y las
bendiciones de Allah desciendan sobre él) prohibió orinar sobre agua estancada
(Muslim, 423), porque esto contamina el agua y perjudica a quienes la utilizan.


Las personas tampoco deben orinar a la vera del camino o
en lugares donde la gente busca sombra, porque es una ofensa. Abu Hurayrah
informó que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre
él) dijo: “Tengan temor de las dos cosas que traen maldiciones”. Le
preguntaron: “¿Cuáles son esas dos cosas que traen maldiciones?”. Él respondió:
“Cuando una persona hace sus necesidades en el camino donde otros caminan o en
el lugar donde buscan sombra”. (Abu Dawud, 23; ver también Sahih al-Yaami’,
110).


No se debe saludar a una persona que está haciendo sus
necesidades, ya que es una falta de respeto hacia Allah mencionar su nombre en
un lugar impuro. [Nota del traductor: El saludo islámico es “al-salaam ‘alaykum
(que la paz descienda sobre ti)”; uno de los nombres de Allah es al-Salaam (la
Paz)]. Yaabir ibn ‘Abd-Allah informó que un hombre pasó junto al Profeta (que
la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) mientras éste orinaba y
lo saludó. El Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah
desciendan sobre él) le dijo: “Si me ves en este estado, no me saludes, porque
si lo haces, no responderé”. (Ibn Maayah, 346; ver también Sahih al-Yaami’,
575). La mayoría de los expertos dicen que es makruh (reprochable-desaconsejable)
hablar en el baño si no hay necesidad de hacerlo.


Estas son algunas de las reglas y modales prescritos por
la legislación islámica (Shari’ah) en este asunto que se repite muchas veces al
día en la vida de una persona. Si la Shari’ah le ha prestado una atención tan
minuciosa a los detalles de un tema tan mundano, ¿cuál cree usted que será su
posición ante temas más importantes? ¿Conoce otra religión o sistema en el
mundo que tenga leyes como estas? Esto es suficiente, por Allah, para demostrar
la perfección y belleza de la jurisprudencia Islámica, y la necesidad de
cumplir con ella. Le pedimos a Allah que nos de a nosotros y a usted la fuerza
y que nos guíe hacia la verdad.
Que Allah bendiga a nuestro Profeta Muhammad.


Sheij Muhammad Salih Al-Munayyid (www.islam-qa.com)

.
Volver arriba Ir abajo
Sunnah wal Yamaah
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 666

MensajeTema: Re: Reglas de comportamiento del musulmán en el baño   Lun Ene 09, 2012 10:01 am





Reglas de comportamiento del musulmán en el baño

Pregunta :


¿Es cierto que las reglas para los musulmanes indican que
los hombres deben sentarse o acuclillarse para orinar? Me pregunto si no sería
adecuado no utilizar el mingitorio que hay en el baño de hombres si creo que
hay un musulmán cerca de mí en el baño. Sé que las reglas para las mujeres son
mucho más estrictas que para la mayoría de las mujeres occidentales, y respeto
mucho a las mujeres islámicas por eso. Tampoco quiero ofender a los musulmanes
si es que me estoy comportando, sin saberlo, de un modo ofensivo cerca de
ellos. Muchas gracias de antemano por su respuesta y que desciendan sobre usted
las bendiciones de salud y paz.

Respuesta :

Alabado sea Allaah.

Ante todo, tenemos que agradecerle por su preocupación
con respecto a los sentimientos de los musulmanes y por su intención de
averiguar qué cosas pueden ofender a un musulmán para así evitar hacerlas. Con
mucho gusto le ofrecemos una respuesta detallada a su pregunta y más aún, con
la esperanza de que las puertas del bien se abran para usted.

Uno de los signos de grandeza de la bendita legislación
islámica es el hecho de que no existe cosa beneficiosa, grande o pequeña, que
no se nos haya ordenado hacer, y tampoco existe cosa perjudicial, grande o
pequeña, que no se nos haya prohibido o advertido sobre ella. Es perfecta y
completa en todos los aspectos, un hecho que ha sorprendido enormemente a los
no musulmanes y se han ganado su admiración.

En los tiempos del Profeta (que la paz y las bendiciones
de Allah desciendan sobre él), uno de los politeístas le dijo a Salmaan
al-Farsi (uno de los Compañeros del Profeta, que Allah esté complacido con él):
“Tu Profeta te ha enseñado todo, ¡aún cómo defecar!” Salman respondió: “Sí, él
nos prohibió orientarnos a la qiblah al orinar o defecar…” (Registrado por
al-Tirmidhi, n° 16; se dice que es un hadiz hasan sahih; también registrado en
Sahih Muslim y en otras fuentes). La shari’ah islámica incluye un número de reglas
y modales que deben cumplirse al responder al llamado de la naturaleza, entre
ellos:

No orientarse a la qiblah (dirección de la oración, es
decir, la Ka’bah que fue construida en la Meca por Ibrahim, que la paz
descienda sobre él, tal como le ordenó Allah) al orinar o defecar. Esto se hace
por respeto a la Qiblah y por los símbolos y rituales de Allah. El Mensajero de
Allah (que la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) dijo:

“Cuando alguno de ustedes se siente a responder el llamado
de la naturaleza, no debe orientarse a la qiblah, ni darle tampoco la espalda”.
(Muslim, 389).
No debe tocarse el pene con la mano derecha al orinar, porque el Profeta (que
la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) dijo:

“Cuando alguno de ustedes orine, no debe sostenerse el
pene con la mano derecha ni limpiarlo con la mano derecha; y (cuando beba), no
debe respirar dentro de la vasija”. (al-Bujari, 150).

No debe limpiarse las impurezas con la mano derecha, sino
que debe utilizar la mano izquierda con ese fin, debido a lo dice el hadiz
mencionado anteriormente, y porque el Profeta (que la paz y las bendiciones de
Allah desciendan sobre él) dijo:

“Cuando alguno de ustedes se higienice, no debe utilizar
la mano derecha”. (al-Bujari, 5199). La esposa del Profeta, Hafsah (que Allah
esté complacido con ella) contó que el Profeta (que la paz y las bendiciones de
Allah desciendan sobre él) solía usar su mano derecha para comer, beber,
realizar el wudu’, vestirse, y dar y recibir cosas, y la mano izquierda con
otros fines. (Según el Imán Ahmad; ver también Sahih al-Yaami’, 4912). Abu
Hurayrah manifestó que el Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de
Allah desciendan sobre él) dijo: “Cuando alguno de ustedes se higienice, no
debe utilizar la mano derecha, debe usar la mano izquierda”. (Según Ibn Maayah,
308; ver también Sahih al-Jaami’, 322).

La Sunnah es responder el llamado de la naturaleza
sentado, acercándose al suelo lo más que se pueda, porque de esta manera el acto
es más privado, y es menos probable que uno pueda salpicarse la ropa o el
propio cuerpo con la orina, ensuciándose. Si la persona se asegura de evitar
esto, entonces puede orinar de pie.

La persona debe ocultarse de la vista de los demás al
responder el llamado de la naturaleza. El Mensajero de Allah (que la paz y las
bendiciones de Allah desciendan sobre él) solía hacerlo detrás de algún
montículo en el suelo o en algún jardín de palmeras datileras. (Según Muslim,
517). Si una persona se encuentra en un lugar abierto y no encuentra nada para
ocultarse a la hora de hacer sus necesidades, debe alejarse de las personas que
lo rodean, ya que al-Mughirah ibn Shu’bah dijo: “Estuve con el Profeta (que la
paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) en un viaje, de repente
sintió la necesidad de responder al llamado de la naturaleza, por lo que se
alejó de nosotros”. (Según al-Tirmidhi, 20; se dice que es un hadiz hasan
sahih).

‘Abd-Allaah ibn Abi Quraad dijo: “Salí con el Mensajero
de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) a un
espacio abierto, y cuando sintió la necesidad de responder al llamado de la
naturaleza, se alejó”. (Según al-Nasaa’i, 16; ver también Sahih al-Yaami’,
4651).

La persona no debe descubrir su ‘awrah (partes privadas)
hasta tanto no se haya acuclillado cerca del suelo, porque es la mejor manera
de mantener la privacidad, tal como dio cuenta Anas (que Allah esté complacido
con él): “Cuando el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah desciendan
sobre él) quería responder al llamado de la naturaleza, no se levantaba su
túnica hasta tanto no se acuclillaba cerca del suelo”. (Según al-Tirmidhi, 14;
ver también Sahih al-Yaami’, 4652). Si una persona se encuentra en un retrete
moderno, no debe levantarse la túnica hasta que haya cerrado la puerta y esté
fuera de la vista de otros. Con respecto a este punto y al anterior, cabe
acotar que la costumbre de muchas personas en occidente y en otros lugares de
orinar de pie delante de otras personas (utilizando los mingitorios) es algo
que va contra los buenos modales, la modestia, y la decencia, y es repulsivo
para cualquiera que tenga sentido común y sabiduría. ¿Cómo puede alguien
descubrir delante de otras personas el ‘awrah (partes íntimas)? La idea de que
debe permanecer cubierto está bien establecida entre todas las personas
decentes y sabias de todas las razas. Ya está mal de por sí construir baños de
este tipo, en los que las personas que acuden pueden verse entre sí,
haciéndolas peores que algunos tipos de animales cuyo hábito es ocultarse de
sus pares a la hora de orinar o defecar.

También es un acto de buenos modales según la legislación
(Shari’ah) recitar ciertos recuerdos y súplicas (adhkaar) al entrar o salir del
baño, que sean apropiadas al lugar y la situación. Nuestro Profeta (que la paz
y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) nos enseñó que al entrar al
baño, uno debe decir:

“Allaahumma inni a’udhi bika min al-Jubzi wa’l-Jabaa’iz
(Oh Allah, en Ti busco refugio de los demonios masculinos y femeninos)”. Al
salir del baño, debe decir: “Ghufraanak (Busco Tu perdón)”.

Debe también tener cuidado de limpiarse todas las
impurezas luego de responder el llamado de la naturaleza, porque el Profeta
(que la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) nos advirtió de que
debemos ser muy cuidadosos al limpiarnos después de orinar: “La mayoría de los
castigos de la tumba serán debido a la orina”. (Según Ibn Maayah, 342; ver
también Sahih al-Yaami’, 1202). Ibn ‘Abbaas (que Allah esté complacido con él)
informó que el Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah
desciendan sobre él) pasó por dos tumbas y dijo: “Están siendo castigados, pero
no por pecados graves. Uno de ellos solía no protegerse (es decir, mantenerse
limpio) de la orina, y el otro iba por allí diseminando rumores maliciosos”.
(al-Bujaari, 5592).
Toda impureza debe ser lavada o limpiada tres veces o un número impar de veces
mayor a tres, según sea necesario para limpiarla totalmente, porque ‘Aa’ishah
(que Allah esté complacido con ella) informó que el Profeta (que la paz y las
bendiciones de Allah desciendan sobre él) solía lavarse la parte posterior tres
veces. Ibn ‘Umar dijo: “Nosotros también lo hacíamos y descubrimos que era algo
sanador y purificante”. (Ibn Maayah, 350; ver también Sahih al-Yaami’, 4993).
Abu Hurayrah (que Allah esté complacido con él) informó que el Profeta (que la
paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) dijo: “Cuando alguno de
ustedes se higienice (con piedras en la antigüedad y papel higiénico en la
actualidad) debe usar un número impar”. (Según el Imám Ahmad; clasificado como
hasan en el libro Sahih al-Yaami’, 375).

No debe utilizar huesos ni estiércol para limpiarse ni
eliminar elementos impuros, sino que debe utilizar algún papel higiénico,
piedras, etc. Abu Hurayrah (que Allah esté complacido con él) dijo que solía
llevar una vasija para que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah
desciendan sobre él) realizara el wudu’ y se higienizara después de hacer sus
necesidades. Mientras lo seguía, él (el Profeta) preguntó: “¿Quién es?”, y él
respondió: “Soy Abu Hurayrah”. Le pidió: “Tráeme algunas piedras para poder
higienizarme, pero no me traigas huesos ni estiércol”. Por eso le traje unas
piedras, llevándolas en el ruedo de mi túnica, y las coloqué a su lado, y luego
me fui. Cuando terminó, regresé y le pregunté: “¿Por qué no huesos ni
estiércol?”. Me respondió: “Porque son el alimento de los yinn”. (al-Bujaari,
3571).
Una persona no debe orinar sobre agua estancadas, porque Yaabir (que Allah esté
complacido con él) informó que el Mensajero de Allah (que la paz y las
bendiciones de Allah desciendan sobre él) prohibió orinar sobre agua estancada
(Muslim, 423), porque esto contamina el agua y perjudica a quienes la utilizan.


Las personas tampoco deben orinar a la vera del camino o
en lugares donde la gente busca sombra, porque es una ofensa. Abu Hurayrah
informó que el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre
él) dijo: “Tengan temor de las dos cosas que traen maldiciones”. Le
preguntaron: “¿Cuáles son esas dos cosas que traen maldiciones?”. Él respondió:
“Cuando una persona hace sus necesidades en el camino donde otros caminan o en
el lugar donde buscan sombra”. (Abu Dawud, 23; ver también Sahih al-Yaami’,
110).

No se debe saludar a una persona que está haciendo sus
necesidades, ya que es una falta de respeto hacia Allah mencionar su nombre en
un lugar impuro. [Nota del traductor: El saludo islámico es “al-salaam ‘alaykum
(que la paz descienda sobre ti)”; uno de los nombres de Allah es al-Salaam (la
Paz)]. Yaabir ibn ‘Abd-Allah informó que un hombre pasó junto al Profeta (que
la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él) mientras éste orinaba y
lo saludó. El Mensajero de Allah (que la paz y las bendiciones de Allah
desciendan sobre él) le dijo: “Si me ves en este estado, no me saludes, porque
si lo haces, no responderé”. (Ibn Maayah, 346; ver también Sahih al-Yaami’,
575). La mayoría de los expertos dicen que es makruh (reprochable-desaconsejable)
hablar en el baño si no hay necesidad de hacerlo.

Estas son algunas de las reglas y modales prescritos por
la legislación islámica (Shari’ah) en este asunto que se repite muchas veces al
día en la vida de una persona. Si la Shari’ah le ha prestado una atención tan
minuciosa a los detalles de un tema tan mundano, ¿cuál cree usted que será su
posición ante temas más importantes? ¿Conoce otra religión o sistema en el
mundo que tenga leyes como estas? Esto es suficiente, por Allah, para demostrar
la perfección y belleza de la jurisprudencia Islámica, y la necesidad de
cumplir con ella. Le pedimos a Allah que nos de a nosotros y a usted la fuerza
y que nos guíe hacia la verdad.
Que Allah bendiga a nuestro Profeta Muhammad.

Sheij Muhammad Salih Al-Munayyid

.

.
Volver arriba Ir abajo
 
Reglas de comportamiento del musulmán en el baño
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Amuleto hispano-musulmán
» Infantry Aces, Cassino; Reglas de Enfrentamiento.
» REGLAS DREADNOUGHT COMTEMPTOR
» reglas absurdas marines espaciales
» Nuevas reglas ortográficas

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
ISLAM: Ahl al Sunnah wal Yama'ah :: TEMAS :: TEMAS VARIOS :: Salud // Higiene //-
Cambiar a: